Fajas postparto – Para recuperar tu figura abdominal

Las fajas post parto deben colocarse inmediatamente después del parto, pues éstas ejercen presión sobre la pared del abdomen que se transmite hacia el interior y re-acomoda los órganos internos, principalmente el útero que se ha movido por la flacidez de los ligamentos al terminar el parto.

Sea cual sea el caso, cesárea o parto natural, es indispensable consultar a tu ginecólogo para el uso adecuado de la faja y el tiempo que deberás usarla.

Es fundamental tener en cuenta que el tamaño y compresión de la faja deben estar determinados por la contextura física y tamaño del abdomen, para de esta manera evitar mayor presión de la deseada e incomodidad de movimientos, ya que una faja muy suelta o muy apretada no cumplirá con su rol de contenedora y generará molestias. Recuerda que siempre cuentas con los asesores profesionales de Blossom que te ayudarán a seleccionar la mejor opción para ti.

Estos son alguno de los beneficios de nuestra Faja Post Parto Diamante

  • Re-acomoda los órganos internos.
  • Ayuda a la expulsion de coágulos (evitando los fuertes entuertos).
  • Evita el sangrado excesivo.
  • Compacta los tejidos del abdomen.
  • No molesta en caso de cesárea.
  • Da soporte a la columna lumbar.
  • Da seguridad de movimiento.
  • Levanta los glúteos.
  • Ayuda a tener mejor higiene íntima.
  • Recomendable para mujeres de vientre péndulo, abultado, ácido y/o hernias.

Trackbacks and pingbacks

No hay trackbacks o pingbacks para este artículo.

Deja una respuesta